Tras la reforma de los procedimientos de nulidad matrimonial canónica realizada por el Papa Francisco, exponiendo en su promulgación en el Motu-Proprio Mitis Iudex Dominus Iesus:«Cuiden las Conferencias episcopales que, en cuanto sea posible, y salvada la justa y digna retribución de los operadores de los tribunales, se asegure la gratuidad de los procesos», cada Tribunal ha establecido sus propias normas al respecto.

En los Tribunales Eclesiásticos de Madrid, el mismo día 8 de diciembre, fue promulgado por el Obispo D. Carlos Osoro el Decreto de Aplicación que pueden consultar en este enlace y en el archivo adjunto que acompaña a esta noticia.

Lo que esto significa en la práctica es que, igual que antes de la reforma al beneficio de Gratuito Patrocinio solo acceden los que tienen ingresos mensuales inferiores a 1300 €. En estos casos, se les nombra un abogado y un procurador de los que componen el elenco del Tribunal, sin coste alguno para el interesado.

En el caso de no reunir los requisitos para el beneficio de gratuito patrocinio, y si así se solicita, es nombrado un Patrono Estable (un abogado que trabaja al servicio del Tribunal) y que tampoco cobra nada por sus servicios.

Existe también la posibilidad de escoger libremente al abogado. Éste, para poder actuar en una causa ha de estar en el listado de los admitidos en el Tribunal (elenco) y sus honorarios no pueden exceder de 1.000 euros si se trata de un procedimiento abreviado y 2.500 si es un proceso ordinario.

En ninguno de los tres supuestos se han de pagar tasas al Tribunal, pero, salvo que le sea concedido el beneficio de justicia gratuita, sí tendrían que hacer frente a los honorarios de los peritos, en el caso de que estos tuvieran que intervenir. En el Tribunal de Madrid los peritos tienen tasados sus honorarios en 400 euros +IVA por cada pericia.

error: Content is protected !!