El Papa Francisco ha introducido importantes reformas, que se empezarán a aplicar a los procedimientos que se inicien a partir del 8 de diciembre.

A efectos prácticos, y por lo que supone de acortamiento de los plazos para conseguir la nulidad matrimonial, la mayor novedad es la supresión de la necesidad de dos sentencias conformes. Así, a partir de ahora, y esto afecta también a los procedimientos iniciados con anterioridad  cuya sentencia todavía no se haya dictado, será suficiente con una sola sentencia en la que se acuerde que el matrimonio es nulo.

error: Content is protected !!